Copa Mundial 1966

Historia Copa Mundial

Copa del Mundo de fútbol 1966

Anfitrión: Inglaterra
Campeón del Mundo: Inglaterra
Subcampeón: RFA Alemania
Tercer lugar: Portugal
Cuarto lugar: URSS
Pichichi / Bota de Oro: Eusébio (Portugal) – 9 Goles
Participantes: 16 (Argentina, Brasil, Bulgaria, Chile, Inglaterra, Francia, Hungría, Italia, Mexico, Corea del Norte, Portugal, URSS, España, Suiza, Uruguay, RFA Alemania)

 

Desde el 11 de julio hasta el 30 de ese mismo mes de 1966, se disputó la octava Copa del Mundo, en terreno de los inventores del fútbol. Inglaterra organizó por primera vez el certamen más importante a nivel de selecciones, tratando así de valerse de la localía y obtener el trofeo más preciado. Nuevamente la estructura y formato del campeonato no varió y fueron 16 (dieciseis) los equipos que se confrontaron en pos del título, reagrupados en cuatro series de cuatro selecciones. Con este torneo, surgió lo que más adelante se volvería en una gran atracción, las mascotas.

El emblemático Estadio de Wembley en Londres y otras seis sedes recibieron los 32 partidos que se jugaron en dicho certamen, que vieron pasar a las selecciones de Alemania, Argentina, Brasil, Bulgaria, Chile, Corea del Norte, España, Francia, Hungría, Inglaterra, Italia, México, Portugal, Suiza, URSS y Uruguay. El Grupo A) estaba integrado por Inglaterra, Uruguay, México y Francia; Grupo B) Alemania, Argentina, España y Suiza; Grupo C) Portugal, Hungría, Brasil y Bulgaria y Grupo D) URSS, Corea del Norte, Italia y Chile.

La primera llave fue definida por los locales que debutaron con un pálido empate ante Uruguay 0 a 0, pero que luego vencieron sin problemas a Francia y México, derrotándolos a ambos por igual score, 2 a 0. Los Uruguayos se hicieron fuerte con la igualdad ante los ingleses y tras derrotar a los franceses 2 a 1 y empatar con los mexicanos también a cero gol, recalaron en la siguiente fase.

La serie B) fue dominada sin contratiempos por los siempre poderosos germanos y la selección albiceleste que igualaron en el primer puesto, dejando muy lejos a las pobres presentaciones de España y Suiza.

En el Grupo C) mostró a la sorpresa del certamen, la selección de Portugal, que arrasó con sus oponentes, marcando tres goles por partido, 3 a 1 a Hungría, 3 a 0 a Bulgaria y la más llamativa la goleada 3 a 1 al actual bi-campeón Brasil. Los portugueses inclinaron la balanza a su favor porque contaban entre sus filas a la figura y goleador del torneo con nueve tantos, Eusebio “La Pantera”. 

El grupo final fue ganado de principio a fin por una de las potencias, la URSS, que con tres triunfos en mismas cantidad de presentaciones, acompañando sorpresivamente por Corea del Norte que al vencer a Italia en la última jornada, recaló en cuartos de final. Con polémicos arbitrajes que favorecieron a los europeos, alemanes e ingleses sortearon a los duros rivales rioplatenses que terminaron con gestos obscenos por parte del ex-jugador de Boca y de la selección Argentina, Antonio Ubaldo Rattin, luego de la derrota ante Inglaterra.

Los lusos de la mano de un exuberante Eusebio que anotó tres goles, derrotaron a Corea por 5 a 3, luego de ir perdiendo al final del primer tiempo por 3 a 2.  El restante equipo que completó la grilla de semifinalistas fue la URSS, que basaba su poderío en su férrea defensa y en el mejor portero de todos los tiempos, Lev Yashin.

Los “rusos”en exigente juego eliminaron a la poderosa selección del este europeo, Hungría por 2 a 1. Apoyados por 95.000 espectadores, los británicos enfrentaron en durísimo encuentro a la sorprendente selección portuguesa que a pesar que su estrella Eusebio pudo anotar, no fue suficiente ya que los locales pasaron a la gran final tras dos soberbios tantos de Sir Bobby Charlton. El contrincante salió de la dura disputa entre dos combinados poderosos, que resolvió a sus favor el elenco germano, que con gol de una joven promesa, Franz Beckenbauer derrotaron por 2 a 1 a los soviéticos.

El 30 de julio de 1966 y en un Estadio de Wembley abarrotado de hinchas ingleses, (se contabilizaron casi 98.000 fieles), se puso en juego la dorada copa Jules Rimet y luego de un vertiginoso y dramático partido, ingleses y alemanes culminaron igualados a dos goles, debiendo esforzarse en período complementario para dirimir al vencedor, siendo Geoff Hurst el héroe que con dos tantos más (ya había convertido el gol del empate), selló el encuentro, otorgándole a Inglaterra el sitio de privilegio que tanto venía buscando. Entre los galardonados que marcaron a fuego su nombre se encontraban, Bobby Charlton, Geoff Hurst, Gordon Banks y Bobby Moore. 

 

 



Lea las últimas noticias:
Apuestas del Mundial
Noticias del Mundial
Apuestas del Mundial
Noticias de Apuestas del Mundial
Apuestas del Mundial
Apuestas del Mundial
Apuestas del Mundial
Apuestas del Mundial


Top 5 de las Casas de Apuestas Deportivas
Todos los bonos mostrados en esta página están sujetos a términos y condiciones.